Traspaso de negocio: ventajas y aspectos a tener en cuenta

El traspaso de negocios es una de las opciones que tenemos para poner en marcha un negocio sin necesidad de empezar desde cero. Cuando se produce un traspaso, adquirimos un negocio que ya está en funcionamiento.

La situación sería la siguiente: una persona tiene un local en alquiler para el desarrollo de una actividad económica (bar, peluquería, restaurante, comercio, etc.) o profesional (despacho, agencia, consultas, etc.). Y decide ceder su contrato de arrendamiento a un tercero. Los motivos son variados, pero los más comunes suelen ser la falta de tiempo, de beneficios, jubilación o enfermedad. Así, cederá su actividad a una tercera persona que podrá pagar una cantidad inicial más una mensualidad o simplemente una mensualidad. Es decir, se firma un contrato de cesión entre el antiguo dueño y el nuevo donde se incluyen los activos, maquinaria, mobiliario, inmueble y todo aquello que contenga el local que sea necesario para la actividad económica. En el precio también hay que contar con la infraestructura, el stock y la clientela. Además, si es necesario una licencia, esta también se puede incluir.

Existen muchas razones positivas por las cuales conviene escoger la opción de un traspaso de negocios a la hora de arrancar un proyecto empresarial.

En primer lugar existe ya una cartera de clientes fidelizada. Esto significa que ya tienes a tu disposición compradores interesados en los productos o servicios que se vendían anteriormente en el local. Además es muy posible que ya cuentes con una red de proveedores que ya mantenían una relación comercial con el anterior arrendatario.

El hecho de mantener a los mismos clientes y proveedores que habían anteriormente te proporcionan una mayor ventaja competitiva. Ahorrarás tiempo en buscarlos por lo que podrás enfocar tu energía y esfuerzo a otras partes importantes del negocio.

Consejos antes de firmar un traspaso:

  • Comprobar que el negocio cuenta con la licencia adecuada y asegurarnos si debemos realizar algún tipo de obra para adecuarnos a las ordenanzas municipales en vigor, por ejemplo obras de accesibilidad, ruidos, etc.
  • Asegurar que no existen deudas pendientes, por ejemplo con el  Ayuntamiento, pagos adeudados a proveedores, o  nóminas impagadas de trabajadores.
  • Analizar el contrato de alquiler en vigor. La Ley de Arrendamientos Urbanos  ofrece al arrendador el derecho a elevar el precio de la renta del 20% en el caso de cesión de contrato de alquiler. También es importante conocer los años restantes de contrato de alquiler. Se recomienda negociar con el propietario un nuevo contrato de alquiler y así disponer de nuevas condiciones.
  • Analizar la viabilidad económica del negocio. La cuenta de pérdidas y ganancias  nos arrojará información sobre las ganancias anuales, así como los gastos del negocio.
  • También se aconseja realizar un personal estudio de mercado para ver el funcionamiento real del negocio, si tiene buena imagen, si tiene clientela, competencia, política de precios, …
  • Examinar los bienes que figuran en el inventario (mobiliario, maquinaria, existencias…). Muchas veces se venden los bienes a un precio de compra sin tener en cuenta la amortización y deterioro que han tenido los mismos.

Con todas esas recomendaciones podemos hacernos una idea de cuál sería la cantidad adecuada a pagar en un traspaso. Nunca debemos pagar más de lo estimado en nuestro estudio, porque entonces la viabilidad del negocio quedaría gravemente afectada.